top of page

Carles Rexach, detector de talentos

http://lajugadafinanciera.com/carles-rexach-detector-de-talentos

Volviendo al fútbol, esos años con Anty fueron los más exitosos en toda mi carrera como futbolista. Ganamos 2 Copas del Rey juveniles, en memorables finales jugadas contra Real Madrid y Athletic de Bilbao, y a nivel internacional llegué a jugar 14 partidos con la Selección Española Juvenil, logrando la Tercera Plaza en la Eurocopa de Selecciones Hungria’85.

Es cierto que, es un poco jodido, cuando se ha jugado hasta los 30 años, reconocer que los mayores éxitos se dieron antes de los 18, pero esa es la realidad de estar en un gran Club. Pertenecer al Barça te abre las puertas a Finales, a Títulos, a Selecciones, ya sea tanto a nivel de Primer Equipo como en sus bases. Y salir del Barça… te lleva a otro tipo de fútbol. Quién ha pasado por eso, lo sabe.

Como decía, guardo maravillosos recuerdos de aquellas temporadas. Charly Rexach consiguió juntar a su alrededor un excelente grupo de buenos “peloteros”, y transmitir su manera hábil e inteligente de interpretar este deporte. Sus charlas tácticas eran memorables, no solo llenas de sabiduría futbolística, sino también de pillería y de pequeños detalles para sacar partido de nuestras ventajas, y esconder nuestras debilidades.

Recuerdo que en más de una ocasión, Charly, con su gracia habitual, acababa la explicación previa al partido mirándonos con picardía y diciéndonos seriamente pero con su tono socarrón de siempre, “bueno chicos, aquí en lapizarra lo he dispuesto todo para ganar 3 a 0. Ahora es cosa vuestra que eso pase en el campo”. ¡Un crack!

Creo que Charly era, y sigue siendo, por supuesto, un gran detector de talento. Un amante del buen fútbol que enseguida veía quién tenía habilidad para el juego. Pasará a la historia como el que hizo firmar a Messi su primer contrato con el Barça en una servilleta. Pero seguro que si os encontráis con él, os contará mil y una historias más de jugadores que él sabía que iban a ser muy buenos.

Es así como Charly descubrió a Garci y se lo trajo para el Barça. Y lo que más me fascina del gran Charly, es que, además de ver el fútbol como nadie, era fiel a sus ideas futbolísticas y sabía soportar sin mayor problema las muchas presiones que un gran Club como el Barça te puede generar. Charly es un superdotado para eso, y te transmitía esa seguridad en tí mismo que tan necesaria es para sobrevivir en el competitivo mundo del balón.

Por esa fidelidad a su estilo es por la que apostó por Garci en la final de la Copa del Rey que le ganamos ese año 1986 al Madrid por goleada. Había otros jugadores muy buenos en ese equipo, que podían haber ocupado bien esa plaza de mediocampo, pero Charly confiaba en Anty, y Anty le correspondió con magníficas actuaciones siempre que jugó. Garci era un “producto” Charly. Y él estaba comprometido con los suyos, por la sencilla razón de que ese era el tipo de fútbol que le gustaba.

En ese sentido, creo que tanto Garci como yo podemos decir con orgullo que éramos de los preferidos de Rexach. Porqué al año siguiente, cuando a mí me empezaron las lesiones musculares que más tarde me apartaron del Barça, Charly se preocupó por mi recuperación y por tenerme en el equipo siempre que pudo. Él defendía ante todos su forma de entender el fútbol, su perfil de jugador, y aunque por esa época había en el Club grandes laterales izquierdos como Endrino, Sanchez Jara, Oliete o Lucendo (por cierto, todos ellos han jugado en Primera División; yo nunca lo hice), Rexach, siempre que pudo contar conmigo, me puso en los grandes duelos.

Recuerdo con especial cariño un día que andaba yo recuperándome de mis ya crónicas lesiones musculares de ísquios, cuando Lluís Pujol me dijo que debía ir con él y el equipo de 2º B a un partido de Fiesta Mayor en no sé que pueblo lejos de Barcelona. La típica “embarcada” a la que me citaba para hacer bulto, porqué algunos de sus jugadores se habían “borrado”. Charly me llamó por teléfono al cabo de unas horas y me dijo: “Si estás bien para jugar con Pujol, estás bien para jugar conmigo; mañana a las 10 vienes conmigo a Madrid para las Semifinales de la Copa del Rey”. Empatamos en la Ciudad Deportiva del Real Madrid y ganamos en el Mini. Y Charly ya no me sacó del equipo, así que pude disfrutar por segundo año consecutivo de jugar y ganar una Final como esa, el Torneo Juveníl más prestigioso a nivel nacional. Y además, con un equipo de promesas que marcó época y que catapultó rápidamente a Charly Rexach al Primer Equipo, primero como Ayudante de Luís Aragonés, y al año siguiente ya como segundo de Johan Cruyff en un tándem que pasaría a la historia del fútbol como los creadores del “DreamTeam” y del actual modelo de Club que tantas alegrías está dando.

Fue con Rexach en el Primer Equipo que jugué ya mis últimos partidos en el Barça. Algunos tan excitantes e inolvidables como los que disputábamos de vez en cuando en el Camp Nou para servir de “sparring” al Primer Equipo.Y era en el Camp Nou!!! En cierta manera, el niño que se había hecho la foto con 10 añitos en el Estadio, cumplía con el sueño de jugar allí algún día!!!

Комментарии


Entradas destacadas
Entradas recientes
Sígueme
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black LinkedIn Icon
bottom of page